Son las 4 a.m., y mis ojos se abren de golpe. Un dolor agudo, fuerte y pulsante ha comenzado en el lado izquierdo de mi cabeza, detrás de mi ojo. Si es menos grave, tomo un par de pastillas para el dolor del frasco en mi mesita de noche e intento esperar. Si es más…

Este contenido solo está disponible si te registras como Socio.
Acceder Registrarse

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies y RGPD. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar